Aceite de Oliva

Los olivos son árboles respetados y forman parte de rituales y tradiciones desde hace años. Al tiempo que este árbol sagrado ha sido venerado, los beneficios de su precioso aceite fueron descubiertos. El aceite de oliva no solo se utiliza en el mundo culinario; se ha comprobado que es extremadamente útil debido a sus atributos medicinales y cosméticos. Conocido como el oro verde de los dioses, reyes y reinas, pronto se convirtió en una parte esencial en la dieta diaria del Mediterráneo.

Solo el aceite de oliva extra virgen es merecedor de nuestro interés debido a su acidez (no puede rebasar el 0.8%), sus niveles de peróxido y ácido oleico son altamente controlados. El aceite de oliva extra virgen solamente puede ser obtenido mediante procesos mecánicos. Este jugo de fruta puro no ha sufrido ningún tratamiento químico. El método de extracción conocido como prensado en frío, proporciona el mejor aceite en tanto que consume la menor cantidad de agua y energía.

Aceite de Lavanda

La lavanda ilumina la cuenca del Mediterráneo con sus tonos morados. Crece en las regiones secas y soleadas, agradándonos con su fragancia sutil y relajante. La lavanda ha sido utilizada desde siempre en fragancias y productos farmacéuticos.

El uso de la lavanda se remonta a la antigüedad. Incluso sería utilizado por los faraones del Egipto antiguo. En la Edad Media, se cultivaba en monasterios y se usaba para perfumar los blancos y las casas. También es apreciada por sus propiedades como desinfectante.

En la actualidad, la lavanda se utiliza en una gran variedad de productos cosméticos. Sus muchas virtudes incluyen suavizar, curar y relajar con su delicado perfume aclamado alrededor del mundo.

Aceite de Coco

El coco es el fruto de la palmera (cocos nucifera), perteneciente a la familia de las arecáceas. En el mundo de la cosmética se utiliza la copra, que es el núcleo del coco. Perfecto para nutrir el cabello y la piel, esta preciosa semilla ha sido utilizada por siglos en las regiones exóticas donde crece.

El aceite de coco es rico en ácidos grasos y vitaminas A y E. También contiene ácido fenólico, el cual infusiona la piel con sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, dejándola suave y reparada. Gracias a sus propiedades nutrientes y curativas, el aceite de coco se ha convertido en el ingrediente básico de muchas fórmulas cosméticas para ayudar a contrarrestar la deshidratación.

Aloe Vera

Originalmente proveniente de Sudáfrica y de la Costa Mediterránea, el aloe vera crece de forma salvaje en muchos continentes. Por miles de años ha sido cultivada tanto como planta de ornato como por sus numerosas propiedades medicinales. La corteza verde de la planta contiene sustancias utilizadas como purga y laxante. Más aún, el centro de la hoja de aloe vera encierra un gel particularmente rico en ácidos grasos, vitaminas y sales minerales, los cuales pueden contribuir a sanar los tejidos.

Moringa

La moringa es un árbol tropical de una fuerza extraordinaria, una de las plantas más útiles y polivalentes sobre la tierra. Es muy rico en nutrientes (vitaminas, minerales y proteínas).

En la medicina tradicional, todas las partes de la planta pueden utilizarse en numerosas formas: como antidiabético, para purificar agua, como vermífugo, para el cuidado de la piel y para fortalecer las defensas del sistema inmunológico.

Aceite de Chabacano

De la familia de las Rosáceas, durante la primavera el árbol en flor ha ganado su nombre Árabe “albaricoque”, que significa “precioso”. Originario de la India, este aceite se extrae por prensado en frío para preservar sus múltiples beneficios. Suavizante, hidratante y revitalizante, el aceite extraído del corazón del chabacano está lleno de ácido graso (de la familia del omega-9) y vitaminas A y E. Sus múltiples virtudes realmente protegen la piel y permiten que el cabello fortalezca su película hidrolipídica.

Manteca de Karité

El Karité crece en la sabana Africana. Noble y de apariencia robusta, este árbol robusto es precioso para las poblaciones locales que le atribuyen cualidades místicas y protectoras. El corazón de su fruta contiene una almendra que puede tener hasta 48% de contenido graso. Para poder obtener un kilo de manteca de Karité, deben prensarse 4 kilos de almendras.

Es conocido principalmente por sus propiedades cosméticas como un humectante y suavizante para la piel. Debido a estas extraordinarias propiedades, se utiliza en la composición de numerosos cosméticos.

Mora Azul

Originaria de Euroasia y el Norteamérica, las moras azules pertenecen a la familia de las Ericáceas. Su nombre Latino, Vaccinium, le dio lugar al término “bleuet” (blueberry en Inglés) en 1830, derivado del sustantivo “bleu” (azul). En investigaciones médicas, esta pequeña fruta siempre será sorprendente por sus diversas propiedades benéficas para el cuerpo humano, ya que reduce el riesgo de contraer cáncer, enfermedades cardíacas o diabetes.

Ya sea que crezca de manera salvaje o cultivada, fresca, congelada o como jugo, esta pequeña y adorable fruta azul también es como una estrella para los investigadores, ya que es la campeona de los antioxidantes gracias a los flavonoides. Particularmente rica en vitamina C, su consumo puede evitar muchas enfermedades y su uso diario en productos cosméticos protege al cuerpo contra los radicales libres responsables del envejecimiento de la piel.

Arándanos

Esta vivaz planta trepadora crece en regiones frías y necesita un periodo de tres años para madurar y poder ser cosechada de manera óptima. Su brillante color rojo confirma la presencia de poderosas antioxidantes: las antocianinas. Aunque tiene muchas otras virtudes no menos importantes, esta pequeña mora roja, Vaccinium macrocarpon, de la familia de las Ericáceas también es conocida por combatir efectivamente las enfermedades cardíacas y las infecciones urinarias. De hecho, los Amerindios la utilizaban por sus cualidades medicinales: solían hacer cataplasmas con ella para curar heridas. En el invierno las usaban para tratar el escorbuto, debido a que es rica en vitamina C. Muy rica en omega-3, esta pequeña fruta es una mina de oro para mantener el cuerpo saludable.

Aceite de Semilla de Uva

El aceite de semilla de uva es un aceite vegetal que proviene de Chile. El extracto (aceite) de Semilla de Uva se compone de flavonoides, cuyo propósito principal es proteger las paredes de los vasos sanguíneos dándole a la piel una acción calmante y antioxidante. Todos los países vinícolas han capitalizado enormemente sus productos derivados del vino debido a la riqueza en semillas de uva lípidas.

El aceite de semilla de uva también es rico en ácido linoleico, un importante ácido graso esencial para la piel y para las membranas de las células. Penetra la piel fácilmente y tiene virtudes reestructurantes y regeneradoras, lo cual le da un mejor control de la hidratación.

Miel

La miel es un verdadero producto de la naturaleza. Los orígenes de la miel se remontan a 4,500 años en Egipto. Además de su consumo como alimento, se ha utilizado desde la antigüedad para embellecer la piel y curar heridas. Hecha de agua, glúcidos, minerales, vitaminas y enzimas, la miel se ha utilizado en el cuerpo durante un largo tiempo como agente antiséptico para infecciones. Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, incluso fue utilizada para acelerar la curación de las heridas de los soldados. Actualmente, los científicos continúan tratando de comprender cómo se producen tantos beneficios de este néctar. La miel también es conocida por aliviar el dolor, eliminar el enrojecimiento y ayudar a sanar.

Caléndula

Originaria de Europa, la caléndula es una planta de fácil cultivo en el área del Mediterráneo.  Ya era conocida y utilizada en la antigüedad por los Árabes, Griegos e Indios por sus propiedades medicinales, y su uso se ha incrementado y diversificado al pasar los siglos. De la familia de las Asteráceas, la caléndula es una planta que produce unas bonitas flores amarillas y tiene interesantes virtudes, debido a sus semillas.

Actualmente la caléndula, flor de Calendula officinalis, ha incrementado su uso en los cosméticos, (particularmente en cosméticos para bebés) debido a sus virtudes como antiséptico, antiinflamatorio y relajante para la piel.

Aceite de Inca Inchi

Esta planta también conocida como Sacha Inchi, es originaria del bosque del Amazonas y crece en altitudes de 200 a 1500 m. Sus flores en forma de estrella contienen semillas que, una vez prensadas, producen el aceite vegetal más rico en ácidos grasos poliinsaturados entre todas las semillas oleaginosas utilizadas para consumo humano. Llena de ácidos grasos esenciales altamente concentrados, esta planta llamada Plukenetica Volubilis tiene muchas virtudes: Protección, hidratación, restructuración, etc. Se cultiva a través de un programa de desarrollo sustentable y se utiliza más y más frecuentemente en la industria cosmética. Incluso el aceite de pescado, bien conocido por sus altas concentraciones de omega-3, contiene un porcentaje menor de omegas que el aceite de Inca Inchi.

Aceite de Rosas

Durante siglos conocida por sus virtudes cosméticas y delicada fragancia, la rosa tiene muchos beneficios. Actualmente es especialmente utilizada en cosméticos de lujo, ya que el Aceite de Rosas se obtiene mediante un proceso de destilación de vapor de capullos de rosa, el cual es un proceso costoso debido a que se requiere una tremenda cantidad de rosas para producir el aceite.

El Aceite de Rosas tiene propiedades suavizantes, tonificantes  y antiinflamatorias. También contiene propiedades antioxidantes y es particularmente efectivo en el cuidado de la piel sensible o dañada. También contiene vitaminas A, D y E que ayudan a suavizar la piel.

Aceite de Jojoba

La Jojoba es un arbusto de las regiones semidesérticas de México, California y Arizona. El Aceite de Jojoba se obtiene de las semillas de la planta. Estas semillas ricas en proteínas pueden contener hasta 60% de aceite.

El Aceite de Jojoba tiene muchas virtudes para la piel y el cabello. Sus cualidades incluyen reestructurar, suavizar y rehidratar la piel para resistir los rigores del clima y aliviar la piel sensible de quienes padecen acné, psoriasis o eczema. En el cabello, el Aceite de Jojoba es excepcionalmente nutriente, suavizante y fortificante.