El pH y la Piel

El pH con frecuencia es el centro de muchas historias engañosas. Para comprender mejor el por qué, exploremos lo que el PH es en realidad.

El pH mide la acidez o alcalinidad de una solución acuosa. Sus niveles varían de 0 a 14, el 7 es neutro, menos de 7 es ácido y más de 7 es alcalino.

La piel en sí no tiene nivel de pH, sino son sus secreciones del sudor y las glándulas sebáceas, las que tienen pH. El pH de estas secreciones puede diferir entre un individuo y otro, así como en las diferentes partes del cuerpo. Juntas, crean un manto ácido que protege la piel. El pH de esta capa varía entre 4.5 y 5.5.

Los limpiadores pueden eliminar esta capa protectora de la piel. Afortunadamente, la piel tiene la capacidad de reemplazarla de inmediato después del baño o la ducha. Una vez dicho esto, los niveles de pH de los productos vendidos en el mercado, en realidad no son motivo de preocupación. Entre otras cosas, los ingredientes sintéticos para balancear el pH que contienen ciertos productos, son los que pueden irritar la piel y disminuir sus defensas naturales debido a que el poder limpiador de esos ingredientes con frecuencia es demasiado intenso para la epidermis.

La mejor forma de descubrir si un producto es bueno para usted, es probándolo para ver cómo reacciona su piel. La piel es el órgano más grande del cuerpo y puede mantenerlo saludable estando en sintonía con lo que ésta le dice a usted…

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *