Consejos para unos pies contentos

¿Sabías que una cuarta parte de tus huesos se encuentran en tus pies? Aún si son uno de los miembros menos apreciados de nuestro cuerpo, son los que más trabajan y son los más confiables; pueden soportar el peso de nuestro cuerpo kilómetro tras kilómetro. Darles un poco de cariño hará que no solo los pies, sino todo tu cuerpo, se sientan aliviados,

Aquí hay algunos consejos para que realices una pedicura tipo Spa en tu propia casa:

  1. Preparación: Remueve el esmalte de uñas y límalas. No olvides encender una vela y poner tu lista de canciones favoritas. Este debe ser un momento precioso.
  2. Remojo: Remoja tus pies en agua tibia. Puedes agregar sal Epson, unos buenos aceites esenciales e incluso algunas gotas de aceite de oliva para mantener la piel humectada. Relájate por 10 minutos y sécalos gentilmente oprimiendo suavemente con la toalla.
  3. Exfoliación: Elimina la piel muerta debajo de los pies, o en los talones, donde tiende a formarse callosidad, y alrededor de los tobillos; trabaja el área hacia las pantorrillas. Masajea y exfolia gentilmente, evitando irritar la piel. Puedes hacer tu propio exfoliante con manteca Néolia, añadiendo azúcar morena o hasta café granulado para una exfoliación más profunda. Obtendrás una excelente exfoliación sin gastar mucho. Enjuaga con agua tibia y oprime suavemente con una toalla para secar.
  4. Humecta con tu manteca Néolia favorita. Asegúrate de dar un masaje completo en pies y pantorrillas, con suficiente presión para eliminar la tensión. Si tienes tiempo para un tratamiento completo, masajea con una pelota debajo de tus pies.
  5. Terminado de Belleza: Si lo deseas, termina con un tratamiento de uñas o aplicando esmalte.

Te sugerimos encarecidamente que masajees tus pies diariamente, especialmente por la noche, con manteca de aceite enriquecido. Podrías pensar que solo es una crema, pero pruébala durante una semana y tus pies se sentirán más bonitos, suaves y ciertamente, felices. Ya se acerca el verano y este es un hábito que vale la pena desarrollar.

Solo ama tus pies. ¡Ellos de seguro te aman a ti!